El vicepresidente segundo del Gobierno español, Pedro Solbes, dijo hoy, en una entrevista con el diario italiano Il Sole 24 Ore, que el año que viene "será difícil" pero en 2010 habrá una "recuperación rápida" de la economía española. El año que viene "será difícil, pero si -como creo- el precio del petróleo se estabilizará, si no habrá otros impactos negativos a nivel internacional o sorpresas en el ámbito financiero, si se recupera la confianza de los consumidores, en 2010 habrá una recuperación rápida", indicó. España tiene "un potencial de crecimiento superior al 3%, tiene las empresas, la capacidad empresarial y la mano de obra", dijo el ministro de Economía y Hacienda.
La recuperación de la economía será rápida "con mayor razón, si en este periodo aprovechamos para hacer las reformas estructurales necesarias", agregó. Preguntado sobre si España está realmente a un paso de la recesión, consideró que "es difícil decirlo", aunque si después de años de desarrollo muy elevado, se verán en el tercer y cuatro trimestre "momentos difíciles, de crecimiento negativo, que repercutirá en el empleo". Solbes dijo que en los "análisis iniciales" la desaceleración debía ser "consecuencia sólo de un ajuste en el sector inmobiliario". Se pensaba que la crisis estadounidense "fuese sólo financiera", ligada a los problemas de las hipotecas de alto riesgo, en la que España no está implicada, pero ha afectado también a otras actividades, "creando una crisis generalizada de liquidez que se ha extendido rápidamente a Europa y también a España". El vicepresidente económico señaló que se ha tratado de una "secuencia anómala de fenómenos que no se podían prever y, de todas formas, no de esta intensidad". En cuanto a los factores de los que depende la recuperación, Solbes citó "el hecho de que Europa vaya bien", pero también ser "menos dependientes del (sector) inmobiliario, de la energía ligada al petróleo". Así, precisó que "necesitamos un país más orientado a la investigación, el desarrollo y la economía del conocimiento, un país con menos burocracia, más competencia y liberalizaciones. Y esto significa reformas estructurales".