"Las acciones de las grandes compañías norteamericanas están significativamente infravaloradas en el mercado y que el S&P 500 podría tener hasta el 15% de crecimiento en 2011", reconoce Bill Miller, presidente y CIO de Legg Mason Capital Management.

Bill Miller, Presidente y CIO de Legg Mason Capital Management, filial de Legg Mason especializada en renta variable norteamericana, considera que las acciones de las grandes compañías norteamericanas están significativamente infravaloradas en el mercado y que el S&P 500 podría tener hasta el 15% de crecimiento en 2011.

En su opinión, los stocks del sector financiero serán los principales protagonistas del crecimiento incremental de los ingresos durante los próximos 12 meses, generando más del 25% del crecimiento del S&P 500. Hasta la fecha, tanto el recorte de precios como el crecimiento de los beneficios han contribuido a generar ingresos, lo que ha ayudado a continuar superando las expectativas. Para el gestor, la dirección del mercado está enormemente relacionada con la dirección de los ingresos y el consenso mayoritario sobre las expectativas para los próximos dos años es aún positivo.

Miller hace referencia a un reciente discurso de Warren Buffet en el que el inversor, empresario y filántropo asegura que “está bastante claro que las acciones están más baratas que los bonos. No puedo imaginar a nadie hoy teniendo bonos en su cartera cuando puede tener acciones”. Dado que Buffet raramente habla del mercado y de si éste es atractivo o no, Miller señala estas declaraciones, hechas en octubre de 2010, como a tener en cuenta ya que los inversores que han seguido los poco comunes atisbos de recomendaciones de Buffet durante los últimos 35 años recibieron generosas recompensas.

Miller explica que “la economía está mejorando; la liquidez es abundante; la inflación está bajo control; los beneficios corporativos están creciendo y situándose en buena posición para superar su máximo histórico; el PIB nominal está en un punto muy alto y el PIB real tendrá una recuperación total en un trimestre, dos a lo sumo; los márgenes de beneficio han alcanzado niveles récord y los balance corporativos son muy fuertes. Las acciones aún permanecen por debajo de donde estuvieron a finales de agosto de 2008, un mercado apenas alcista”

El gestor continua argumentando que “nos encontramos frente a un mercado fuertemente influenciado por los movimientos conductistas entre los inversores, no por los factores políticos y económicos. Históricamente hemos observado que los inversores tienden a preferir inversiones que se hayan comportado lo mejor posible durante los últimos 3 ó 5 años. Hoy, la preferencia se dirige abrumadoramente a favor de la renta fija frente a aquellas de renta variable norteamericana, que han estado entre las peores áreas de rendimiento de la pasada década. Irónicamente, la mayoría de los inversores se consuelan esperando mayores precios para dar luz verde a su inversión. Nosotros creemos que ahora es el momento para que los inversores se centren en el valor y los precios disponibles hoy en Estados Unidos”

Miller cree que las acciones del sector financiero, sus posiciones más sobre ponderadas, están a niveles de precio históricamente bajos lo que, en parte, puede explicarse por la incertidumbre que ha traído consigo la reciente regulación financiera. Además, piensa que el sector financiero es uno de los más atractivos en el mercado basado en el ratio precio/libro. Del mismo modo, considera que en estos primeros meses de 2011 comenzaremos a ver la restauración de dividendos en muchas de las mayores compañías financieras, que apuntalarán aún más su atractivo.

Miller explica que “Las expectativas más consensuadas con respecto al crecimiento de los ingresos en 2011 frente a 2010 insinúan que JP Morgan, Wells Fargo, Citigroup y Bank of America serán las cuatro compañías que generarán más de la mitad del crecimiento del sector financiero en los próximos meses. Encontramos muy desconcertante que tantos gestores de fondos estén de acuerdo en que el sector financiero esté subestimado y continúen aun manteniendo estos valores como posiciones infraponderadas”

Miller también mantiene una sobreponderación en el sector sanitario y en el tecnológico porque cree que permanecen aún entre las áreas más baratas del mercado basado en valor. Del otro lado, Miller infrapondera los sectores de materias primas, energía y productos de consumo. Es importante recordar que los valores se seleccionan sobre la base de sus méritos individuales por lo que los inversores no deberían presuponer mucho de sus relativas posiciones en el sector. Bill Miller concluye su análisis indicando que su equipo cree que el potencial para el portfolio Value es muy considerable debido a los actuales precios y asegura que él, Sam Peters y Mary Chris Gay, continuarán centrando las posiciones de su cartera en las áreas del mercado que ofrezcan los mejores rentabilidades potenciales ajustados en riesgo.