Dos horas después de la apertura, el Ibex35 se define en las subidas. Una revalorización del 0.4% que hace tantear de nuevo los 10.400 puntos. Las dudas sobre la periferia europea, el golpe de Standars and Poor´s a Estados Unidos y, en definitiva, la desconfianza harán lento el camino del selectivo hacia las alzas.

Desconfianza, volatilidad y, ventas en los índices. De nuevo la reacción en cadena ha vuelto a golpear cada uno de los eslabones de los mercados. La reestructuración de la deuda de Grecia fue el punto de partida de una oleada de referencias que han arrojado nuevas dudas sobre las economías periféricas. Nicolás López, director de análisis de MG Valores admite que todos somos conscientes de que quizás Grecia tenga que reestructurar su deuda “pero de ahí a que se produzca una catástrofe, queda mucho”. Y tras muchas especulaciones, hoy la prensa alemana se hace eco de las declaraciones del ministro griego, Yorgos Papandreu admitiendo una reestructuración en la que sólo queda fijar la fecha. Fueron muchas las medidas anunciadas el pasado viernes pero mayores fueron las críticas. La deuda pública griega supera los 340.000 millones de euros, con un déficit del 10.3% de su PIB.

Son muchas las voces las que admiten que Grecia no es igual que Irlanda, ni esta que Portugal. Y por supuesto, España no está en la misma posición que su vecino. Pero las pruebas dejan constancia de que la desconfianza también salpica a nuestro país. Una colocación de deuda más cara que las anteriores y en la que captó una cantidad en la parte baja del rango. Su reflejo en los bonos fue evidente. Ayer, el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán por encima de los 230 puntos básicos. Gerardo Ortega, analista independiente y colaborador de CMC Markets admitía en su blog que "en las últimas semanas nos hemos estado mirando el ombligo encantados de que la prima de riesgo estuviera cayendo cuando la rentabilidad del bono a 10 años se ha mantenido en niveles anormalmente altos, olvidando, que eso, la TIR, es lo que finalmente pagamos entre todos". Nuestra prima de riesgo ha caído porque la TIR del bono de referencia alemán a 10 años ha repuntado con mucha fuerza. "Esto, al menos a mí, me provoca cierto morbo pues ardo en deseos en comprobar, si es que sucede, cómo me explican ahora que Portugal vuelve a ser España, cuando hace 20 días no lo era después de que si lo fuera durante meses. Todo un lio, la verdad".
 
Hoy,  con algo más de relax, los expertos advierten de que esta fuerte subida en la prima quizás haya sido excesiva. ¿Solución? Damián Querol, director de análisis de Banco Gallego propone que “el BCE empiece a comprar bonos, como hizo en el pasado, o que los inversores privados empiecen a entrar porque podría tener un efecto negativo bastante significativo”. El aumento de la volatilidad ha sido muy importante y “esperamos que se intenten frenar estas subidas”.

El impacto sobre la renta variable ayer también hizo su presencia, sobre todo si se tiene en cuenta que la principal economía del mundo – Estados Unidos – ha sido rebajada por parte de Standards and Poor´s a perspectiva negativa, desde estable. Las cosas no parecen estar tan bien como parecía, ni a uno ni al otro lado del Atlántico. Un mazazo que pone de manifiesto que “lo que se consideraba como un refugio absoluto – que es la deuda americana – empezará a causar dudas en los inversores”, reconoce Álvaro Rodriguez, analista de ODDo.

Ante la duda, mirar los gráficos

¿Conclusión? Dudas, dudas y más dudas. Ante eso, casi parece que la mejor opción es mirar los gráficos y considerar los niveles que el selectivo español no debería perder. En este sentido, Víctor Rodriguez, estratega de mercados de DeltaStock advierte de que “después de la ruptura de los 10.407 puntos el selectivo ha ido a buscar los 10.311 puntos- soporte del 10 de marzo- nivel que ayer clavó”. Por debajo Rodríguez admite que no tiene ningún soporte importante salvo el doble techo de los 10.075 puntos “por debajo de ese nivel hay un rango muy amplio y esperamos una pequeña consolidación entre los 10.311 y los 10.407 puntos”.

Respecto a los indicadores americanos, Javier Flores, director de inversioners de Dracon Partners EAFI reconoce que "a corto plazo el panorama técnico de las bolsas es positivo y apunta a una continuación de la tendencia alcista con objetivo por encima de los 1400 puntos del S&P, por lo que recomendamos aprovechar periodos de consolidación como los actuales y cualquier corrección relevante para completar posiciones con vistas a un nuevo impulso alcista. 2011 debería finalizar claramente sobre los 1320 puntos".