La falta de tendencia del Ibex 35 hace que los inversores busquen rentabilidad en los pequeños valores. CAF y Europac son, por sus fundamentales, dos compañías que previsiblemente destacarán a lo largo del año que acabamos de comenzar. Lo que deparará el mercado ya es otro cantar. 2012 seguirá la estela de su predecesor en cuanto diversificación, generación de caja y dependencia del consumo se refiere. Es hora de aprender a mantenerse sin depender del sector financiero ni del bursátil.

“Ha sido un año muy marcado por operadores a corto plazo, muy de rango, intentar sacar rentabilidades de 2-3% y quedarnos en liquidez”, asegura Alfonso de Gregorio, director de Gestión de Gesconsult.
Especialmente afectada por esta situación se ha visto España, sufridora de “una posición muy fuerte de cortos que se han dedicado a vender sin ningún tipo de discernimiento”, comenta el experto.

Esta situación ha derivado en un común denominador en Europa que no es otro que falta de carestía de las bolsas, “están baratas” es una de las frases más repetidas del último año, lo que ofrece unas rentabilidades por PER excelentes. Es el caso de CAF y de Europac, arropados por Gesconsult en base a sus fundamentales, aunque en base a su cotización hay quien opta por destacar comportamientos antagónicos.



CAF: clásico y rentable

El fabricante de ferrocarriles se mantiene perennemente en la cartera de todas las casas de análisis. Ostenta el honor de ser el valor más caro dentro del mercado continuo, a pesar de que parece haberse olvidado ya de los 400 euros por acción de tiempo atrás. Lo que está claro es que como compañía empeñada en sobrevivir a la crisis económica sigue punto por punto los requisitos de diversificación (las ventas internacionales suponen el 77,2% del total) y mantiene una fuerte generación de caja.

¿Su punto fuerte? De momento, tiene asegurados los próximos cuatro años de ventas dado que la cartera de pedidos a 30 de septiembre del año pasado ascendía a 4.877 millones de euros. CAF saca provecho al avance de economías emergentes como la protagonizada por las grandes ciudades de Europa del Este y América Latina. Las previsiones conceden una mejora de su beneficio neto de cara a cierre del año un 8,8% superior, según datos facilitados por Gesconsult.

Gráfico histórico CAF (2011/2012)

FUENTE: INFOBOLSA

Juan Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse, asegura que “el nivel de los 400 euros se perfila como resistencia clave en el corto plazo. Los 340 euros es la zona de soporte. Niveles de 420 euros sería su próxima resistencia alcista.” La evolución alcista del valor ha hecho que el BPA de la compañía haya pasado de los 9 a los 45 euros por acción desde el año 2007.

Según Cadiñanos, “la evolución podría ser favorable mientras superase los 400 euros, aunque en volumen observamos poca media en estos momentos por lo que una entrada agresiva de dinero podría hacer a CAF una alternativa interesante en el corto plazo.”


Europac, compra a largo
Apuesta clara sólo en base a los fundamentales puesto que la cotización se ha desplomado considerablemente desde el año 2007.

La primera ventaja de Europac le viene atribuida por el sector: falta oferta, se calcula que entorno a un 25% más de la que actualmente existe, según cálculos de Gesconsult. Es lo que tiene quizás pertenecer a un oligopolio dominado por cinco empresas que mueven el 80% del mercado europeo. Del total de ventas de la compañía, tan sólo 29% corresponden a España.

“Es la compañía más cíclica que tenemos en cartera”, asegura Alfonso de Gregorio que destaca el BPA que ofrece Europac, a pesar de la cotización de sus títulos.


Gráfico histórico EUROPAC, PARÍS(2011/2012)

FUENTE: INFOBOLSA

Lo malo es cuando llegan las noticias no tan optimistas. En un año, la compañía ha perdido más del 22% de su valor en bolsa. Además, a nivel fundamental, el beneficio esperado para el cierre del actual ejercicio se presenta en negativo, hasta un 5,6% abajo, teniendo en cuenta el importante crecimiento de hasta el 101,5% de 2011.

Pero no todo es tan negativo. Es una compañía con un futuro prometedor que en base a su balance tiene garantiza la viabilidad holgada para los próximos años y que, además, está muy barata en términos bursátiles. El hecho de que no cuente con vencimientos de deuda hasta 2013 ha hecho que sus directivos hayan hecho pública su intención de subir el dividendo a finales de este año. Desde el análisis técnico, Juan Enrique Cadiñanos asegura que “presenta una evolución claramente desfavorable. Los niveles de 3,60 que funcionaban como soporte de corto plazo fueron perdidos. Irá a atacar soportes de referencia de largo plazo que son los 2,45 euros.”

El analista no ve demasiado volumen de negociación, una situación que en caso de cambiar podría llevar a una revalorización del título a corto. “Si mantiene este nivel en el largo plazo podríamos fijarnos en la resistencia de los 3 euros, para el medio plazo los 3,60 y más a largo plazo debería superar los 4,25 euros”, concluye el experto.