Mal comienzo de semana para nuestro selectivo. Ya lo aventuraba el cierre del mercado asiático y es que Europa cae, no con demasiada fuerza, pero no es capaz de mantener el rebote iniciado la semana pasada tras la cumbre europea. Nuestro selectivo modera las pérdidas tras los primeros minutos de negociación y pierde ligeramente por debajo del punto porcentual, tras perder los 9.200 enteros. El euro mantiene su fortaleza en el 1,40, aunque la noticia hoy se encuentra en Japón donde el banco central ha decidido intervenir su moneda para tras marcar un nuevo récord frente al dólar.

Pronto se fue el optimismo de Europa donde las principales plazas caen en este último día de octubre. En el mercado doméstico, el Ibex 35 recorta un 0,70% y se coloca en los 9.160 enteros arrastrado por la banca y por Gamesa fundamentalmente –farolillo rojo del selectivo- con pérdidas que superan el 4,40%.

Lo cierto es que si la compañía de aerogeneradores se desploma muy por encima de la media del selectivo, la banca, entre ellos los blue chips, hacen que las pérdidas inunden al Ibex 35. BBVA, primero por la cola, se deja en los primeros compases de negociación más de un 2%, aunque pierde por poco los 6,80 euros; mientras que su homólogo el Santander registra pérdidas del 1,20%, en el entorno del 6,30. No son los únicos que se dejan llevar por los recortes: el Popular, Banco Sabadell y Bankia les acompañan en la zona de pérdidas, al igual que el resto del sector financiero aunque con recortes más moderados.

Del lado de las ganancias, son pocos y no muy destacados encabezados por Mediaset, con subidas del entorno del 0,60%, OHL o Enagás.

Impera el rojo en este lunes también dentro de Europa, donde el Cac galo destaca abajo un 1,20%, aunque aguanta los 3.300 enteros; el Eurostoxx 50, en línea con el resto del viejo continente, recorta un 1,11%, en los 2.435 puntos, mientras que el Dax germano se deja un 0,80%  habiendo perdido ya los 6.300 puntos.

El Nikkei ha cerrado su último día de octubre con pérdidas del 0,69% después de perder la barrera de los 3.000  enteros y no era para menos tras conocer la noticia de que el banco nipón fuera a intervenir el yen después de marcar récord histórico en su cambio con el dólar americano. Mientras tanto, la moneda única se mantiene fuerte a pesar de todo, en el entorno del 1,40.