La aerolínea Scandinavian Airlines Systems (SAS) registró una pérdida neta de 1.545 millones de coronas suecas (165 millones de euros) en el primer semestre de 2008, frente al beneficio de 560 millones de coronas (60 millones de euros) de hace un año. La pérdida obedeció al aumento en el precio del combustible, la recesión económica y al exceso de capacidad. La compañía anunció medidas adicionales en forma de recortes y despidos para revertir la situación.