El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, cerraron hoy un acuerdo para ayudar a Grecia a hacer frente a su crisis de deuda y evitar así su quiebra y el contagio a otros países de la eurozona