El consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, pronosticó hoy que el banco logrará como mínimo mantener este año el beneficio de casi 9.000 millones de euros que obtuvo el pasado ejercicio, así como la retribución al accionista, a pesar de la difícil coyuntura económica en la que se desenvuelve la entidad.
A la pregunta de si el Santander confía en repetir el resultado atribuido de 8.943 millones de 2009, lo que supuso un incremento del 0,7% en relación a 2008, el consejero delegado respondió afirmativamente con una broma. "Cómo mínimo, estaría bueno", dijo.

Durante la presentación de resultados trimestrales, el 'número dos' del banco que preside Emilio Botín también especificó que la retribución al accionista está fijada en la mitad del beneficio y que no es previsible que cambie el 'pay out' del 50%.

"No veo que haya probabilidades de que cambie" aunque la retribución al accionista es una cuestión que se aborda en las juntas generales de accionistas, matizó el consejero delegado del Santander.

Sin embargo, el directivo sí consideró posible que a lo largo de este ejercicio se repita la iniciativa de entrega de acciones a modo de dividendo en caso de que los accionistas lo deseen y "a la luz del éxito del año pasado".

NEGOCIO MINORISTA DE BANCO SUECO.


Asimismo, confirmó el interés de Santander de hacerse con el negocio minorista de la división alemana del banco sueco SEB. "Sí, asistimos al proceso competitivo", confirmó Sáenz, sin dejar de especificar que se trata "de una cosa pequeñita".

Según informaciones publicadas, el negocio que el Santander pretende adquirir, al igual que otras entidades como la italiana Unicredit, podría tener un valor aproximado de unos 450 millones de euros.

El consejero delegado del primer banco español afirmó que no se trata del único proceso competitivo en el que participa ahora el Santander, de acuerdo a su obligación de estudiar todas las oportunidades que se presenten. "Efectivamente estamos en este y en algunos más que no sabéis", dijo a preguntas formuladas por los periodistas.

Sáenz sí especificó que la estrategia de crecimiento inorgánico del Santander descarta la toma de participaciones minoritarias en entidades financieras sin la clara perspectiva de toma de control del capital. "Esto no tiene sentido, y lo tendrá aún menos con las nuevas normas de capital", explicó.