Santander ha superado las previsiones de los analistas al aumentar un 1% su beneficio neto de 2009, hasta los 8.943 millones. Su morosidad aumentó el 3,24%, desde el 3,03% previo.