La francesa Sanofi-Aventis y la estadounidense Merck han acordado la ceración de una empresa conjunta, participada en un 50% por cada compañía, con el fin de crear el número uno mundial en el sector de la salud animal, según han anunciado hoy en un comunicado. El volumen de negocios combinado alcanzaría unos 5.300 millones de dólares, lo que supone el 29% del mercado. Tanto Sanofi-Aventis como Merck creen que la nueva sociedad está destinada a convertirse en el líder mundial, por delante de la estadounidense Fort Dodge, que pertenecía a Wyeth antes de ser comprada por su compatriota Pfizer (alrededor del 20% del mercado).