La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, prometió hoy austeridad en la gestión del gasto, excepto en las partidas de gasto social y productivo, de cara a un año "especialmente difícil" como el 2010, que será también cuando empiece a iniciarse "ligeramente" la recuperación económica. Así lo puso de manifiesto Salgado en el pleno del Congreso de los Diputados al defender el techo de gasto del Ejecutivo para los Presupuestos de 2010 (182.439 millones de euros), donde aseveró que el Gobierno seguirá llevando a cabo una política fiscal "exigente", orientada a consolidar la recuperación económica y la sostenibilidad presupuestaria en el medio plazo.