Sacyr-Vallehermoso obtuvo un beneficio neto de 205 millones de euros en el primer trimestre, un crecimiento del 1% respecto a igual periodo de 2007, por la caída de las ventas del negocio promotor, informó hoy el grupo constructor y de servicios a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La cifra de negocio de la compañía alcanzó los 1.320 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,2%, en tanto que el resultado bruto de explotación o Ebitda se situó en los 256 millones de euros, el 12,5% menos.
Sacyr-Vallehermoso obtuvo un beneficio neto de 205 millones de euros en el primer trimestre, un crecimiento del uno% respecto a igual periodo de 2007, por la caída de las ventas del negocio promotor, informó hoy el grupo constructor y de servicios a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La cifra de negocio de la compañía que preside Luis del Rivero alcanzó los 1.320 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,2%, en tanto que el resultado bruto de explotación o Ebitda se situó en los 256 millones de euros, el 12,5% menos. La facturación del área de promociones, que desarrolla a través de su filial Vallehermoso, registró 233,1 millones de euros, el 25,6% menos, debido a la menor venta de suelo y la estacionalidad de las entregas, aunque espera mejorar las ventas escrituradas de viviendas y situarlas en línea con 2007. Las ventas contratadas de Vallehermoso alcanzaron los 114 millones de euros (el 71,9% menos), en tanto que las preventas fueron de 2.260,2 millones de euros (el 12,2% menos) lo que, según la compañía, aseguran la cifra de negocio de los próximos dos años. El resultado del negocio de promociones apenas fue compensado por los ingresos obtenidos en las actividades recurrentes como las de concesiones de infraestructuras, servicios y patrimonio, ni a través de su participación en Repsol YPF (20,01%). En concreto, la petrolera hispano-argentina aportó 182,6 millones de euros al beneficio neto de Sacyr, en tanto que la participación del 33,3% que controlaba en Eiffage (de la que se desprendió en abril) no aparece reflejada en las cuentas porque la constructora francesa no había presentado resultados trimestrales. La facturación del área de concesiones, que desarrolla a través de Itínere, alcanzó los 149 millones de euros (el 24,9% más); la de servicios, mediante Valoriza, supuso 181 millones (el 32,9% más), mientras que Testa, el negocio de patrimonio se mantuvo estable con una cifra de negocio de 68 millones de euros. La cartera de obras y servicios del grupo aumentó en los tres primeros meses del año el 6,4%, hasta los 87.829,7 millones de euros, de los que el 90,3% corresponden a futuros ingresos concesionales, de patrimonio y de servicios. La cifra de negocio del área de construcción, que obtiene a través de Sacyr y de Somague, creció el 19,6% hasta los 883,4 millones de euros, en su mayor parte en España (72% del total). La cartera de obras de construcción creció el 9,4% hasta los 6.266,1 millones de euros, lo que supone 21,3 meses de actividad garantizada. Por zonas geográficas, el 79,2% de la cifra de negocio se generó en España, el 9,9% en Portugal (mediante Somague y Valoriza) y el 10,9% restante se refiere a la actividad concesionaria en Irlanda y Chile y a los alquileres de los inmuebles que Testa explota en Miami y París. A 31 de marzo, la deuda neta del grupo ascendió a 20.215 millones de euros, frente a los 18.833 millones del mismo periodo de 2007; en tanto que el patrimonio neto alcanzó los 3.650,9 millones, el 4,5% más que en diciembre.