El tribunal de Vänersborg, al sur de Suecia, autorizó al fabricante de coches Saab Automobile a aplazar dos años el pago del 75% de su deuda y a afrontar sólo a corto plazo el del 25% restante.