La aerolínea de bajo coste irlandesa Ryanair está estudiando la posibilidad de lanzar una oferta de 2.000 millones de libras (2.500 millones de euros) para hacerse con el control del aeropuerto Londres-Stansted, actualmente en manos de Ferrovial a través de BAA. Según han informado fuentes de la low cost, la idea está encima de la mesa pese a que todavía la compañía está a la espera de conocer de qué manera se producirá la separación de los activos del gestor aeroportuario, si finalmente el regulador de la Competencia británico determina que el monopolio del tráfico aéreo que ostenta actualmente afecta a la calidad del servicio y exige a BAA la venta de algunos aeropuertos.