Royal Dutch Shell PLC anunció una mejora de sus resultados en el segundo trimestre gracias a que los fuertes márgenes de refino y el negocio de marketing y refino compensaron una caída en la producción de petróleo y gas y un aumento de los costes. El beneficio neto atribuible creció un 18% a 8.667 millones de dólares.