Rolls-Royce informó hoy de que su beneficio atribuido de 2010  bajó en 2010 un 75% frente al año anterior.

Rolls-Royce destaca la mejora de la demanda proveniente de países emergentes.

El beneficio atribuido en 2010 fue de 539 millones de libras (unos 634 millones de euros) frente a los 2.221 millones de libras (unos 2.613 millones de euros) del año anterior.