Las acciones del grupo minero anglo australiano Rio Tinto bajaron un 3,24% en la Bolsa de Londres después de que las autoridades chinas hayan estimado que el presunto espionaje desarrollado por la compañía en el país ha costado a las compañías chinas más de 700.000 millones de yuanes (unos 72.500 millones de euros) debido al sobreprecio abonado en las importaciones de acero. Un editorial de la revista de la Administración Nacional para la Protección de Secretos de Estado citado por el diario británico'Financial Times' señala que la compañía minera espió la industria acerera china durante seis años y provocó unos sobrecostes de 700.000 millones de yuanes para las empresas del sector, al sustraer secretos referidos a las negociaciones estatales sobre el precio del mineral de hierro.