El Rey Alberto II de Bélgica dejó "en suspenso" su decisión sobre si aceptar o no la dimisión del primer ministro del país, el democristiano Yves Leterme, que se vio forzado a presentar su renuncia después de que los liberales flamencos abandonaran el Gobierno de coalición.