¿Veremos al BCE desandar parte del camino avanzado en tipos de interés? Los expertos consultados creen que sí, sin embargo, no en la reunión de este jueves. Para hoy la máxima autoridad monetaria europea no bajará el precio del dinero, previsiblemente. Si bien, la entidad presidida, por poco tiempo, por Jean-Claude Trichet si tiene preparadas nuevas medidas para inyectar liquidez al mercado y ayudar al sistema financiero y las maltrechas economías periféricas.


Dos movimientos de Trichet han dado jaque mate al mercado europeo este año: subida de tipos en abril y en junio (hasta los 1,50 pb actuales). Estas dos decisiones, sin embargo, no han salvado al mercado europeo del descalabro, como confirman las rentabilidades negativas que acumulan los índices. Por ejemplo, desde abril el EuroStoxx 50 pierde casi un 17% de su valor, el Ibex 35 un 20,5% y el Dax, el hasta hace dos meses, el índice fuerte del Viejo Continente, no ha podido evitar decir adiós a un 24% de su cotización. Tampoco han frenado la subida del a inflación, como muestran los últimos datos de IPC europeo. Sin embargo, Trichet quiere dejar el pabellón alto ahora que se va y pone en manos de Draghi las decisiones sobre política monetaria europea. Así pues, no se acogerá al magnánimo ‘donde dije, digo’. No bajará tipos de interés, a pesar de que el FMI le ha presionado para que los corte en 25 pb. Así lo apunta el consenso de analistas consultado (consultar AQUÍ y en la tabla del final), pero sí moderará su mensaje y abrirá la puerta a nuevas medidas de liquidez. Estas medidas, según José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup en España, serían “asegurar que el programa de compra de deuda a vencimiento sigue vivo. No descarto que en un futuro, quizás esta reunión fuera apropiada, se comprarán también titulizaciones hipotecarias de la banca. También creo que sería apropiado rebajar el tipo de interés que se paga por el exceso de reservas”.

El BCE ha invertido hasta la fecha un total de 160.500 millones de euros desde mayo de 2010 en el marco de su programa de compra de bonos en los mercados secundarios de deuda, de los que alrededor de 87.750 se han realizado en las últimas semanas. El problema es que los mercados parecen haberse hecho dependientes de estas medidas que reflotan las bolsas europeas en los peores momentos y, aunque la autoridad ha manifestado su intención de dejar caminar solos a los mercados, “este jueves podría anunciar la amplitud de las facilidades de liquidez a los bancos hasta 12 meses, puesto que ahora provee liquidez a éstos a plazos inferiores. De confirmarse esto, supondría dejar atrás su intención de ir reduciendo la dependencia de las entidades financieras de su financiación al haber aumentado la incertidumbre con respecto al sector bancario europeo en los últimos días”, avisa Covadonga Fernández, analista de Selfbank.

La idea de rebajar tipos ahora iría contranatura de las obligaciones del BCE, pues esta autoridad tiene como objetivo controlar la inflación comunitaria, no como la Fed, que extiende sus tentáculos de influencia más allá, y la última lectura de este indicador en la eurozona, la de septiembre, reflejó un aumento del 3%, desde el 2,5% del mes anterior. Sin embargo, los expertos coinciden en que, aunque no sea este jueves, sí veremos un necesario recorte de tipos para insuflar confianza al mercado y ayudar a recuperar las economías periféricas en problemas. De media, se espera que en los próximos 6 meses asistamos a una rebaja de entre 25 y 50 puntos básicos. “Dado el nivel actual de los tipos a 1,5%, Draghi podría empezar su mandato con una rebaja de 50 pb, revertiendo la subida de 50 pb en su primera reunión del Banco Central Europeo como presidente el mes que viene (el 3 de noviembre)”, dice Fabrizio Quirighetti, Macro Economista Banque Syz. Si bien, hay casas de expertos que no descartan movimientos en el precio del dinero hoy mismo. Desde Henderson Simon Ward, economista jefe, cree que “el BCE va a reducir los tipos de interés en 25 pb”.

Con todo ello, lo que está claro es que terminaremos este fatídico año con los tipos de interés en una franja inferior a la actual, entre los 1,25 y 1 puntos básicos. “A corto plazo podría tener un impacto negativo sobre el mercado y sobre la credibilidad del propio BCE considerando el reciente comportamiento de la inflación”, dice Martínez Campuzano, mientras que en el euro-dólar redundaría en “movimientos en torno a 1,30 y 1,45. Si pierde o supera estos niveles, podríamos ver volatilidad importante en la paridad, aunque ahora es más factible una pérdida del 1,30, que ver una superación del 1,45 por su lejanía”, según Juan Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de EJD Valores.

CONSENSO DE EXPERTOS CONSULTADOS: