La bolsa española extiende sus retrocesos de la última jornada para reposar y digerir todas las noticias que se ha encontrado por el camino. El Ibex 35 cede un 0,2 por ciento en la apertura y se coloca en los 15.153 puntos en un día con el crudo de nuevo disparado, por las tensiones entre Turquía e Irak. El futuro del Brent alcanza los 83,15 dólares y el del crudo ligero americano los 86,68. El cierre negativo de Wall Street y del Nikkei y las advertencias de Citigroup sobre el alcance de la crisis crediticia en sus resultados llevan a los inversores a decantarse por las ventas. La peor plaza europea es la gala, al ceder el Cac 40 un 0,5 por ciento.
El nuevo fondo anticrisis de la gran banca estadounidense –Citigroup,JP Morgan y Bank of America- ha resucitado el fantasma de las dudas entre los inversores y a eso se suman los resultados presentados anoche por la primera de estas entidades, por Citigroup. El mayor banco de EE.UU ha visto cómo su beneficio ha caído un 57 por ciento durante el tercer trimestre del año y ha anunciado el despido de 17.000 empleados. Además, admite unas pérdidas de 1.560 millones de dólares relacionadas con las hipotecas de alto riesgo. Factores todos ellos de duda que llevan a los inversores a recoger parte de los beneficios obtenidos en las últimas jornadas de repuntes, pero los retrocesos son bastante moderados y lo son por el tono positivo que muestra un día más el principal valor de nuestro mercado: Telefónica. La operadora navega de nuevo con el viento a favor, en forma de mejoras de recomendación. Hoy ha sido la entidad HSBC quien ha elevado el precio objetivo de Telefónica hasta los 26,9 euros desde los 22,5 euros anteriores. Las “matildes” suman un 0,2 por ciento en los primeros compases del día.