El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, considera más difícil que la petrolera hispano-argentina pueda participar en una hipotética integración a tres bandas junto a Gas Natural y una eléctrica, que sólo con la gasista catalana.
En una rueda de prensa previa a la Junta de Accionistas de la petrolera, el presidente de Repsol ha asegurado que "si difícil es estudiar una fusión con Gas Natural, más lo es si se añade una eléctrica. Veo pocas sinergias entre una empresa que produce electricidad con agua y otra que produce hidrocarburos". El directivo ha admitido que una fusión con Gas Natural, de la que controla el 30 por ciento, tendría ventajas, aunque las ha limitado a los negocios de midstream (licuefacción y transporte), área donde ya desarrollan proyectos conjuntos en Canadá y Perú. Según ha explicado Brufau, la integración con Gas Natural "tiene sentido, pero como lo tienen muchas otras cosas", entre las que ha citado, a modo de ejemplo, la adquisición de alguna compañía mediana que opera en el Golfo de México, una de las regiones donde opera Repsol YPF. "Gas Natural es una referencia, pero como Gas Natural hay otras cincuenta oportunidades", ha concluido. Brufau ha reiterado que la estrategia de Repsol YPF es continuar su crecimiento orgánico en solitario y llevar a cabo una gestión "como si no hubiese ninguna operación societaria" y centrada en incrementar el valor de la inversión de sus accionistas. En cuanto a la entrada de la constructora Sacyr en Repsol YPF, el presidente de la petrolera valora que la compañía que preside Luis del Rivero comunicara sus intenciones antes de hacer la operación. Sacyr adquirió en otoño pasado el 20,01 por ciento de la petrolera y se convirtió en su principal accionista, por delante de La Caixa, que tiene el 14 por ciento. El Consejo de Administración Repsol YPF tiene previsto nombrar hoy a Del Rivero y al vicepresidente de La Caixa, Jordi Mercader, vicepresidentes no ejecutivos de la compañía.