Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.559 millones de euros en 2009, lo que supone un descenso del 39% en comparación al ejercicio precedente, informó hoy la petrolera. El resultado de explotación de la compañía se situó en 3.244 millones de euros, un 35,4% inferior al de 2008, mientras que los ingresos de explotación ascendieron a 49.032 millones.