La petrolera española Repsol inició hoy una suspensión temporal de actividades de más de 200 trabajadores de su complejo petroquímico en Sines, a 130 kilómetros al sur de Lisboa, por la baja demanda que sufre el sector. La suspensión de trabajo fue acordada por la administración del complejo y los representantes de los trabajadores en una votación el pasado 29 de junio y debe durar un máximo de seis meses. Fuentes de la compañía explicaron a Efe que el corte de actividad se debe a la "situación internacional de la industria petroquímica que está sufriendo una importante disminución de la demanda".