Repsol obtuvo un beneficio neto en el semestre de 1.706 millones de euros, un 4,26% menos que en 2006. Las ventas decrecieron un 6,6% hasta los 25.805 millones, en tanto que su beneficio de explotación cayó un 13,4% a 2.844 millones.