La junta general de accionistas de Repsol YPF aprobará previsiblemente este viernes el reparto de un dividendo complementario de 0,525 euros por acción el próximo 7 de julio.

Este dividendo será un 23% mayor respecto a la retribución aplicada el año pasado. Tras este pago, el dividendo a cuenta del ejercicio 2010 se situará en 1,05 euros, con lo que Repsol recuperará los niveles de retribución perdidos en el ejercicio anterior, cuando la compañía sufrió su particular crisis debido a los efectos de la caída de la demanda, de los márgenes y del precio del crudo.