Parece que la clave está en la prima de riesgo. A pesar de haber tocado nuevos máximos durante la mañana, el riesgo país ha  vuelto a relajarse hasta los 390 puntos, lo que ha provocado que el Ibex 35 haya invertido su tendencia. Suma un 0.9% y cotiza por encima de los 9.200 puntos. Una tendencia que obvia el dato de PMI del sector servicios,  que desciende hasta la contracción.

Los máximos alcanzados en la prima de riesgo española en la apertura comienzan a relajarse y bajan de los 390 puntos básicos. En el arranque de la sesión, el interés del bono español a diez años alcanzó los niveles que tocó ayer - por encima del 6.4%- que deja las cotas más altas desde la introducción del euro y que le deja a un paso del 7% que desencadenó los rescates de Irlanda, Grecia y Portugal.

Sin embargo, donde más variación se registra hoy es en la deuda alemana. El rally se acelera, y la avanlancha de compras en busca de refugio desinfla la rentabilidad del bund alemán hasta el 2,34%, en sus niveles más bajos del año.

Con este escenario, a la renta variable española no le ha quedado más remedio que dejar de lado las ventas y, al ritmo del 1.20%, rebota hasta los 9.224 puntos. Una subida que se ve favorecida por el impulso que muestran valores como Sacyr Vallehermoso, Mapfre o Ferrovial - que revalorizan en más del 2% el precio de sus acciones- pero también los pesos pesados. Santander se anima con un 1.54% de subida, Telefónica suma un 1.62% mientras que BBVA supera el punto porcentual de revalorización.