El Gobierno británico presiona actualmente a los grandes bancos de inversiones como Goldman Sachs y Deutsche Bank para que aporten decenas de millones de libras a una nueva iniciativa, destinada a conceder créditos a la pequeña empresa.