El ministro de hacienda británico también ha dicho que Europa debe ayudar a los países que tienen problemas financieros, pero que estos países tienen que demostrar que son capaces de hacer frente a sus problemas por sí mismos.

“Por supuesto que tenemos que ayudar a los países que se meten en problemas y, por eso, la U.E. y el FMI se han unido para ayudar a Irlanda” ha declarado a la CNBC el ministro de hacienda.

El político conservador ha añadido que, por este motivo, “están creando todos juntos un paquete para Portugal”. Considera que “es importante que la comunidad internacional sea capaz de ayudar. Pero hay un quid-pro-quo”. Osborne ha señalado que “estos países necesitan hacer frente a sus décifits, a sus problemas de competitividad a largo plazo y, eso es lo que está haciendo Irlanda…y en el caso de Irlanda, también están ocupándose de su sistema bancario”.

La posible salida de Grecia del euro atrajo el nerviosismo a los mercados este lunes, cuando la agencia crediticia S&P rebajó la calificación del país al de “basura”. Osborne ha dicho que actualmente el país heleno se encuentra ante un examen por parte de la Comisisón Europea y el BCE, y que los resultados de dicha evaluación “deben ser tenidos en cuenta antes de que se tome una decisión”.

En relación con su país, Osborne ha reiterado que la recuperación será entrecortada pero sostenida. “Los datos de empleo más recientes en realidad muestran una caída en el desempleo que algo bueno, y todas las encuestas de Markit sean muy positivas en este momento”. Osborne ha aclarado que “esto no significa que no se vea entrecortado, pero la economía británica está creciendo.”

Osborne pone a Reino Unido como un ejemplo de país que “va hacia delante con un plan creíble”. “Diría que la lección de Reino Unido es que se puede ganar la credibilidad del mercado. En realidad, por sus acciones hechas por sí misma puedes ganar confianza de la comunidad internacional” ha dicho Osborne