Los principales reguladores bancarios de Estados Unidos hablarán el martes contra algunos elementos clave de un plan del Gobierno de Obama para busca rediseñar la normativa financiera, indicando que hay partes que no son necesarias o podrían ser perjudiciales.