Son datos del Consejo Mundial del Oro, que cifra su demanda anual en 150.000 millones de dólares.
 
Este metal precioso cierra un año excepcional si se atiende a la cotización de la onza de oro al contado. Su demanda supero todos los récords durante el año 2010 hasta las 3.812,2 toneladas por valor de 150.000 millones de dólares.