Royal Bank of Scotland (RBS) conservará las operaciones de ABN Amro en Australia y Nueva Zelanda, cancelando el proceso de venta después de que Commonwealth Bank of Australia abandonara las conversaciones para comprar las operaciones por las actuales condiciones económicas, incertidumbre en los mercados financieros y el riesgo que supone integrar el negocio.