Los mercados esperan noticias relacionadas con una respuesta contundente a la crisis de deuda en Europa.
En concreto, esperan que sea en la próxima cumbre de la UE del 23 octubre y en el G-20 del próximo 3-4 noviembre, el escenario en el que se den a conocer el conjunto de medidas concretas que permita una decisión definitiva sobre Grecia, la recapitalización de los bancos, el refuerzo del fondo de rescate y reformas que impulsen el crecimiento de la eurozona. Esa espera, tiene lugar en zona de resistencias importantes que han alcanzado los principales índices tras la reacción alcista más sólida de los últimos meses. Así, es de esperar que si efectivamente se cumplen esas esperanzas y los mercados no quedan decepcionados, esas resistencias quedarán finalmente rotas al alza.



En ese sentido, creo que debemos prestar especial atención al sectorial bancario. Si bien es cierto que el sectorial bancario ha liderado los avances en alguna de las jornadas que han conformado la reacción alcista de las últimas semanas en los mercados de renta variable, lo cierto es que en la mayor parte de las sesiones no ha sido así. Como resultado, tenemos a un sectorial bancario que consigue reaccionar al alza desde la zona de mínimos anuales, que consigue ampliar las distancias con la misma, pero que lo hace a una menor velocidad que otros sectores o que los propios índices. De hecho, mientras Dax y Stoxx consiguen superar los máximos que se dejaban el pasado 31 de agosto, el sectorial bancario, sigue por debajo de los mismos.

Así, considero muy importantes los movimientos del sectorial en las próximas jornadas. A la espera de las citas clave que les indicaba al inicio del artículo, a la espera que se desvele el plan de recapitalización de la banca europea y la participación de la banca en el segundo rescate a Grecia, el sectorial se aproxima a la zona de los máximos del pasado 31 de agosto; unos máximos que quedan muy cerca de una referencia clave, los 146,76. En definitiva, lo que nos interesa en las próximas jornadas es ver si el sectorial cuenta con fuerzas suficientes para superar al alza la resistencia de los 146,76. Si es así, si finalmente consigue superar al alza la citada resistencia, espero ver una continuidad alcista considerable en el corto plazo más inmediato que podemos aprovechar ponderando los principales nombres españoles, con un ETF del sectorial bancario…
Sin embargo, si esa resistencia continúa frenando los avances, tendremos que centrar la atención en los soportes de corto plazo más inmediatos porque en caso de pérdida, podríamos ver una rápida vuelta a la zona de mínimos.