Dos empresas multinacionales, la cervecera estadounidense Budweiser y la firma alemana de ropa deportiva Puma, han abierto procesos legales contra firmas chinas por violación de sus marcas. Según el diario "Shanghai Daily", Budweiser reclama unos 50.000 euros a la cervecera New Generation Beer por utilizar un logotipo similar al suyo. Por su parte Puma también reclama la misma cantidad a un centro comercial por vender zapatillas de deporte con un logotipo similar al de la firma alemana.