PSA Peugeot Citroen tuvo 806 millones de euros de beneficio en el primer semestre, lo que supuso un incremento del 18,5 % respecto al mismo periodo del año.

El motivo hay que buscarlo  en la devolución anticipada de un préstamo al Estado francés, según apunta el fabricante automovilístico.

El resultado operativo corriente, sin embargo, sólo aumentó un 1,8 % hasta los 1.137 millones de euros, y en la actividad puramente automovilística cayó un 22,9 % hasta 418 millones por el impacto negativo de las consecuencias de la catástrofe de Japón en marzo (lo que le amputó 147 millones) y el tirón del precio de las materias primas (366 millones), destacó PSA en un comunicado.