Un consorcio luso-alemán ha presentado una propuesta de compra de la fábrica portuguesa de chips perteneciente a la alemana Quimonda, declarada en proceso de quiebra por no conseguir a 325 millones de euros para su salvación. La propuesta la está estudiando la Agencia para la Inversión y Comercio Exterior de Portugal, según confirmó hoy a Efe el empresario Joao Paulo Tomás, que se reunió con representantes del Ministerio de Economía luso para hablar de la oferta. "Hubo una buena recepción de nuestra iniciativa", aseguró Paulo Tomás sobre el encuentro que tuvo lugar el jueves y del que espera una respuesta "muy rápida".