UBS y las autoridades de Estados Unidos han presentado una solicitud conjunta para posponer el inicio del proceso contra la entidad bancaria y poder continuar con las negociaciones para encontrar un arreglo que les evite la vía judicial. Los representantes de ambas partes han pedido al juez Alan Gold del Tribunal del distrito de Miami que autorice aplazar el inicio del juicio, previsto para hoy.