El grupo español de medios de comunicación Promotora de Informaciones no distribuirá dividendos a cuenta de los resultados de 2008, ya que pretende reducir su deuda, dijo el jueves el consejero delegado de la compañía, Juan Luis Cebrián.
En el texto del discurso que dará a los accionistas, Cebrián señaló que Prisa, como se conoce a la compañía, está actualmente atravesando una situación difícil, aunque no desesperada.

El objetivo inmediato de la compañía es reducir su deuda, según el discurso, que será dado en la junta general de accionistas.

Prisa tiene en la actualidad una deuda de más de 5.000 millones y un valor de mercado de 703,3 millones de euros.

En mayo, Prisa logró de sus acreedores una extensión de un préstamo puente de 1.950 millones de euros a cambio de llevar a cabo un plan de reducción de deuda.

Más medidas contra la crisis

La compañía de medios ha tomado una serie de medidas para hacer frente a la crisis publicitaria y a su alto endeudamiento, incluyendo un posible recorte de los salarios de su plantilla.

En su intervención ante la junta de accionistas, el consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, dijo que el grupo quiere recortar los salarios de sus empleados en torno a un ocho por ciento para hacer frente a la situación difícil del grupo.

"Vamos a proponer a los empleados del grupo con un sueldo superior a 100.000 euros una reducción del 8 por ciento del mismo (...) De forma paralela pretendemos negociar con los representantes sindicales reducciones similares a cambio de una disminución en la jornada laboral", dijo Cebrián.

Agregó que esta medida debería entrar en vigor a principios de julio y se mantendría en vigor hasta finales de 2010.

Simultáneamente, el grupo ha intensificado la búsqueda de socios para comprar participaciones minoritarias en su negocio editorial Santillana y en el grupo portugués Media Capital.

Además, Cebrián dijo que Prisa ha iniciado "negociacions prometedoras" con Imagina (perteneciente a Mediapro) para sondear una alianza en el negocio audiovisual. Así mismo, dijo que la compañía podría recurrir a las medidas extraordinarias de emisión de deuda aprobadas en diciembre para hacer frente a la actual crisis económica.

"Todavía no hemos utilizado ninguno de los instrumentos extraordinarios que la junta de diciembre puso en manos del consejo para facilitar las tareas de reforma y recuperación, aunque sin duda nos aprestamos a hacerlo", dijo Cebrián durante la celebración de la junta general de accionistas.

En diciembre, Prisa celebró una junta extraordinaria para lograr el permiso de los accionistas para emitir instrumentos financieros por hasta un máximo de 2.000 millones de euros con el objetivo de recapitalizar la compañía.