Prisa va a llevar a cabo un plan de reestructuración que supondrá la reducción del 18% de su plantilla a nivel global.
Este plan, que ya se ha anunciado a los sindicatos y los representantes de los trabajadores afectará a unas 2.000 personas en España y a otras 500 en Portugal y América, aunque no se descarta una segunda fase en la que se amplíe el número de empleados afectados fuera de España.

La reestructuración de la plantilla se extenderá hasta el primer trimestre de 2012.

Prisa pierde un 0,52% una hora antes del cierre, cotizando en los 1,905 euros.