Se acerca el viernes negro, que lejos de lo que el nombre pueda insinuar, es la época dorada para los minoristas americanos. Las cuentas de las empresas pasan de los números rojos al negro en esta fecha tan señalada y eso se torna aún más importante si advertimos que dos tercios del PIB americano se basan en el consumo.
Este mes y medio va a ser un buen termómetro para conocer el estado real de la economía, no sólo americana, sino mundial. Se acercan fechas señaladas; con el black friday como primer foco de atención. Y es que, como afirma Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M Capital EAFI, “muchas de las empresas del sector de ventas minoristas dependen en hasta un 50% de la campaña navideña.”
 
Uno de los primeros engranajes que chirría en el sistema en un momento de crisis es el consumo. “Las tasas de ahorro se incrementan y se procura rebajar el nivel de endeudamiento”, así lo afirma David Navarro, analista de Inversis Banco. Y el ahorro al mercado es lo que el agua a los metales: un poco limpia, mucho oxida.
 
Las empresas, a la vista de los resultados, parecen haber hecho los deberes, pero es momento de que el consumidor respalde esos buenos datos. Las cifras macro, además, sin ser para tirar cohetes, no están siendo malas; a lo que se añade un buen dato concreto del sector y es que las ventas minoristas se incrementaban en octubre hasta un 0,3%.
 
A pesar de ello, según Vicho, hay aún ciertos síntomas de debilidad en el consumo… “y sin la reactivación de éste no podemos hablar de una recuperación sostenida”.
 
Sara Pérez Frutos, directora general de Dracon Partners EAFI asegura que el sector presenta al menos dos frentes bien diferenciados. Sobre uno ya hemos dado las pinceladas básicas y el lunes sabremos como ha ido esta presumible orgía de consumo en EEUU. Pero Pérez Frutos señala que Europa está en otro barco y España en concreto tiene los camarotes de la cubierta inferior.
 
“Los niveles de paro de nuestro país hacen pensar que los españoles no vamos a cometer muchos excesos en este mes y medio”, apunta Pérez Frutos. Todo lo contrario que en EEUU. Según Navarro, “va a ser la primera vez en tres años que los americanos van a salir de compras con más dinero y con menos endeudamiento.”
 
A todo esto se añade el cambio psicológico provocado por los datos macro.
 
Visto lo visto, ¿es momento de invertir en el sector consumo?
 
Si nos centramos en el Ibex 35, lo cierto es que hay pocas empresas ligadas a este sector. Inditex, por ejemplo, es una compañía segura, pero como afirma Pérez Frutos sus ventas son más estacionales.
 
Por otro lado, y de nuevo saltamos el charco, se espera que las ventas minoristas aumenten hasta un 3,8% frente a 2009. Además las empresas del sector han mostrado un comportamiento ejemplar desde que comenzó el año; han saneado sus balances, recortado gastos y disparado sus beneficios.
Pero sea donde fuere, ojo con comprar tarde, porque puede resultar caro. La bolsa ya se ha hecho eco del buen comportamiento de estas empresas, y el índice minorista de S&P se ha revalorizado el doble que el S&P 500, hasta un 20%. Y es que, como afirma Navarro, “la bolsa suele anticipar este tipo de noticias”.
 
Entre los analistas consultados por Estrategias de Inversión, Wal Mart se va a convertir en la vara de medir para el sector; una buena opción para Vicho por rentabilidad por dividendo.