El banco presidido por Emilio Botín se desinfla después de las fuertes subidas experimentadas ayer, aunque no logra arrastrar al Ibex 35 consigo.

Santander pierde un 0,28% de su valor hasta descender a los 5,72 euros y, por ende, también a la parte más baja del selectivo. El banco se desinfla después de apuntarse una subida del 5,4% ayer. A pesar de las subidas, el valor no llegó a coronar la zona de 6,10 euros, nivel en el que Roberto Moro, de Apta Negocios, cree que “se podría intentar entrar para especular, aunque con intenciones de permanencia, habría que esperar a la superación de los 6,60 euros”. Según José Luis Cava, analista independiente, comenta que “el gráfico está en tendencia bajista. Lo único que ha pasado es un movimiento lateral y ha ido de la parte de arriba del triángulo a la parte de abajo. Ahora ha perforado la recta directriz y lo más probable es que se dirija a la zona de 5,10/5,20 euros, zona de soporte".

Hoy hemos conocido que la reforma financiera que promoverá el Gobierno en breve, obligará a las entidades a sanear sus balances, ser más transparentes y valorar sus activos inmobiliarios en cartera a precios de mercado.

La cartera inmobiliaria de Santander a diciembre era de 9.175 millones de euros. Los expertos creen que el valor de mercado actual de estos activos es entre un 30% y un 50% inferior al que están tasados en el balance de las entidades, por lo que, en el caso de Santander, podría tener que hacer frente a pérdidas de entre 2752,5 millones y 4587,5.

GRÁFICO SANTANDER: