El laboratorio farmacéutico estadounidense Pfizer obtuvo un beneficio neto de 2.261 millones de dólares (1.590 millones de euros) al cierre del segundo trimestre, un 18,5% menos que hace un año, debido al impacto desfavorable del cambio de divisas y los costes asociados a la compra de su competidora Wyeth, que adquirió el pasado mes de enero por unos 68.000 millones de dólares (47.835 millones de euros).
La cifra de negocio de la multinacional alcanzó los 10.984 millones de dólares (7.727 millones de euros), un 9,4% menos, con una caída del 5% en EEUU y del 12% en la facturación internacional.

De este modo, en los seis primeros meses del año, Pfizer obtuvo un beneficio neto de 4.990 millones de dólares (3.510 millones de euros), un 10,2% menos, mientras que las ventas sumaron 21.851 millones de dólares (15.372 millones de euros), un 8,8% menos.

El presidente y consejero delegado de la compañía, Jeff Kindler, destacó los progresos alcanzados hasta la fecha en la integración de Wyeth, tras obtener la autorización de los reguladores europeos y de los accionistas de la compañía, y subrayó que Pfizer mantiene su objetivo de racionalizar la estructura de costes de la compañía.

Por otro lado, el laboratorio elevó sus perspectivas de beneficio por acción para el conjunto del ejercicio a un rango de entre 1,90 y 2 dólares, mientras que espera que su cifra de negocio se sitúe entre 45.000 y 46.000 millones de dólares (entre 31.665 y 32.369 millones de euros).