Cuando comenzábamos a pensar que el ‘oro negro’ había perdido brillo, a juzgar por la caída superior al 17% que lleva desde enero, se producen las últimas y repentinas subidas que podrían dar al traste con la tendencia bajista, tanto del Brent europeo, como del Crudo americano. Analizamos las oportunidades de inversión en el petróleo, las petroleras y las aerolíneas en momentos de marea negra alta.

Detrás del último estallido de los precios del petróleo está el problema sin solucionar de Irán. El país asiático sigue presionando a Europa con el petróleo como arma de coacción ante la gran dependencia que tiene el Viejo Continente de esta materia prima. Además, el Estado iraní verá reducidas a la mitad sus exportaciones de petróleo este mes de julio, lo que podría suponer una pérdida de 3.000 millones de dólares (2.400 millones de euros), debido a la puesta en marcha de las sanciones que aprobaron EEUU y la Unión Europea a principios de año para presionar a Teherán para que abandone su programa nuclear. No obstante, Irán habría llegado a un acuerdo con un grupo de empresas petroleras europeas para venderles el 20% del crudo a través de un consorcio privado, con el fin de eludir las sanciones.

Técnicamente, en el caso del Brent “el objetivo bajista sigue activado y pasa por ver caídas hasta los 96,54 y 95,84 dólares. Sin embargo, es raro que la tendencia bajista continúe porque está sobrevendido y porque estamos tocando soportes de largo plazo delicados”, indica Ignacio Albizuri, de ProCoreTrading.

COTIZACIÓN BRENT:



En el caso del Crude Oil americano, la tendencia es claramente alcista para el medio plazo. Según Juan Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse, explica que "lleva inmerso en una tendencia alcista de medio plazo desde principios de 2009, con claros mínimos ascendentes, lo que le deja en una perspectiva positiva en dicho horizonte temporal de cara a las próximos meses, siempre que consiga aguantar la tendencial alcista mencionada (verde). La pérdida de ésta, dejaría al activo en una situación de posible cambio de tendencia que llevaría los precios hacia mínimos anteriores, como los 67 dólares. Durante lo que llevamos de ejercicio, podemos observar máximos decrecientes, lo que da señal de clara desaceleración, si a eso le añadimos que, tanto las medias móviles, como el Fibonacci bajista del último recorte de precios, dan como objetivo atacar los mínimos anteriores de 77 dólares, por lo que las próximas sesiones se antojan clave en el devenir de la evolución de los precios del activo".


COTIZACIÓN CRUDE OIL:



En este escenario, Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets, contempla una oportunidad de inversión clara en el Spreads entre el petróleo de referencia en Europa, el Brent, y el de EEUU, el Crude Oil. Así pues, para establecer una estrategia de pares con CFDs en dichos petróleos, el experto fija como niveles clave los 98 dólares para estar largos en crudo Brent (en los futuros con vencimiento en septiembre) y los 85 dólares para ponernos cortos en el Crudo Ligero (en futuros con vencimiento en septiembre).

GRÁFICO SPREAD ÚLTIMO MES BRENT vs. CRUDE OIL:



Teniendo en cuenta los actuales vaivenes del petróleo, los expertos establecen sus estrategias en las compañías que se ven ligadas a la materia prima. Por ejemplo, Morgan Stanley opta por vender Statoil “debido a la relativa debilidad en las perspectivas y los riesgos en el incremento de CAPEX, de producción y baja rentabilidad por dividendo”. En cambio, entre las oportunidades de compra, siguen creyendo en el atractivo de Vallourec, “pues el 40% de descuento de valoración frente a su media de los últimos 5 años no es sostenible a medio plazo. En Morgan Stanley le ven potencial de revalorización hasta los 52 euros”.
Mantienen a Tullow Oil en la lista de favoritas porque esperan mayores progresos en el pozo de “Jubilee” en Ghana. El precio objetivo de Tullow Oil lo fijan en los 180 euros.

Técnicas Reunidas también se ve tocada por el encarecimiento del petróleo. Mientras que la subida del precio del oro negro reactiva sus proyectos de extracción de crudo (upstream), no reactiva los proyectos de refino (downstream) puesto que el refino consiste en la obtención de hidrocarburos (y otros productos) a partir del petróleo y, si la materia prima (es decir, el petróleo) es más cara, el margen obtenido tras la venta de los hidrocarburos es menor. No obstante, Juan Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse, precisa que, “aunque le perjudica en el sentido en el que tiene una relación casi directa de sus tendencias, los negocios que tiene firmados y pendientes al respecto benefician enormemente a los intereses de la compañía, por lo que los inversores siguen confiando en ver una evolución favorable de sus precios”. Precisamente, aunque en la actualidad veamos numerosos valores a tiro de OPA y cotizando a precios históricamente baratos, ése no es el caso de Técnicas Reunidas. Según Cadiñanos, en contra de la acción juega su alto PER: “para 2012 tiene un PER en niveles superiores a 12, mientras que vemos que el de su sector se perfila un poco por debajo, por lo que podemos decir que se encuentra un poco cara en los precios actuales”.

El contrapunto de este encarecimiento son las aerolíneas. El elevado coste del combustible está mermando sus beneficios, mientras que estas compañías intentan encontrar maneras en las que repercutir la escalada del precio del petróleo a los usuarios. Así pues, Álvaro Blasco, director de atl Capital, comenta el caso español de IAG: “que está atravesando un calvario con los cambios en el precio del crudo”, pues el gasto en petróleo supone un 30% de los costes operativos de la aerolínea. Sin embargo, a nivel bursátil, este valor recibe varias recomendaciones de compra. Por ejemplo, desde Carax Alphavalue, casa que establece un objetivo de 3.32 euros. Algo más bajo – en los 2 euros por acción- lo colocan los expertos de La Caixa con igual recomendación de adquisición.