Son demasiados frentes a tratar: la reestructuración griega, Irlanda pendiente de sus pasos, Portugal recién rescatada, S&P obsesionada con la deuda italiana…Europa ya no sabe a quién atender primero entre aquellos que lo necesitan pero se niegan, los que les ha costado demasiado decidirse o a aquellos que se confían a la vana creencia de que la crisis vendrá seguida del crecimiento por aquello de ‘lo cíclico’. Las grandes compañías están pagando un sobrecoste derivado de la deuda periférica que ni les corresponde ni se lo merecen, pero al que deben hacer frente. Pero, ¿se puede escapar de este movimiento lateral en busca de la rentabilidad? Las pequeñas compañías vienen servidas en bandeja de plata en los tiempos que corren.

El índice que recopila a las pequeñas y medianas se está comportando mejor que el Ibex 35 en lo que va de año, sometido a presiones que poco o nada tienen que ver con la realidad de las empresas cotizadas. Es sabido –y repetido hasta la extenuación- que nuestro selectivo guarda poca o nula relación con la situación macro por la que atraviesa España, tanto para bien en los tiempos que corren como para mal cuando crecíamos a ritmos envidiados por las demás potencias europeas.

Eso sí, la opción de elegir mayor rentabilidad de la mano del Ibex Small y Medium, lleva consigo un riesgo que dista en la misma proporción de la lateralidad de las 35 de nuestro selectivo que de la situación económica nacional. O blue chips y seguridad, o pequeños valores y crisis de nervios cada vez que las finanzas españolas dan un bandazo. De momento y según el contexto actual, no todo está inmerso en los grises de la incertidumbre y existen algunas apuestas clásicas y bien agradecidas.


CAF: la más elitista
Nadie en su sano juicio haría ascos a una compañía que repite en todas las quinielas. El auge de los mercados emergentes, así como la recuperación económica de nuestros países vecinos ha despertado el interés por el sector industrial y, con ello, el de los ferrocarriles. Si Susana Felpeto, analista de Atlas Capital, asegura que ‘la rentabilidad de CAF sigue siendo interesante’, el subdirector para España de Hanseatic Brokerhouse, Alejandro Martín, insta a la prudencia puesto que ‘aunque continua presentando una aspecto alcista a medio plazo, se la juega en niveles de 370 euros por donde pasa la directriz alcista principal, así como los últimos mínimos relativos. Si se pierden dichos niveles, las ventas se podrían apoderar del título.’


El baile de las materias primas
Solaria
es un clásico entre los clásicos con la crisis del petróleo como telón de fondo y el precio de las commodities que no encuentran asiento donde acomodarse. La crisis nuclear nipona supuso para las compañías verdes y energéticas un nuevo impulso en su cotización bursátil y a Solaria la dejó inmersa ‘en un fuerte movimiento alcista’ que ha dado paso, dice Alejandro Martín, a un movimiento lateral que ‘podría ser un signo de acumulación para intentar marcar un nuevo tramo al alza. Debemos fijarnos en la zona de los 2,10 como soporte clave, mientras que aparecen resistencias importantes en la zona de los 2,40 y 2,70. Si lo supera, podría abrir un objetivo a medio plazo en los 3,40 euros.’

Tubos Reunidos & Tubacex. Son una clara apuesta para tener en cartera condicionado siempre ‘por el inicio de una recuperación económica a nivel mundial’, según Susana Felpeto, puesto que ‘sus expectativas, sobre todo, en precios son positivas’.

Y el directo afectado por el repunte del crudo es el sector transportes. La distribuidora Amadeus está intentando escapar de las inclemencias de los especuladores vía fusiones al otro lado del mundo. Acaba de anunciar un acuerdo con TOPAS y la aerolínea Korean Air por el que implantará sus sistemas en un 50% de la cuota de mercado coreana. Desde el punto de vista técnico, Javier Flores, analista de Dracon Partners EAFI, recomienda aprovechar el mal recorrido de sus títulos entrando ahora con unos precios razonables, ‘a pesar de que cotice por debajo de la media de 200 sesiones. No obstante, las divergencias en algunos sectores hacen pensar que esa referencia será rota al alza’.

Para seguir leyendo, pinche aquí.