PepsiCo abrió el viernes una gran nueva fábrica en la ciudad sudoriental china de Chongqing e informó que espera construir otras cinco plantas de bebestibles en otras partes de China dentro de los próximos dos años.  Las aperturas se enmarcan dentro de su plan de inversión por 1.000 millones de dólares para fortalecer sus actividades en el país más populoso del mundo.  Las nuevas plantas, que se ubicarán principalmente en áreas menos desarrolladas del país, son parte de un esfuerzo de Pepsi para ingresar con más fuerza al amplio mercado chino, que se ha convertido en un importante campo de batalla para las transnacionales de alimentos y bebidas debido a la caída de los ingresos locales.