La tasa de paro en los 16 países de la eurozona creció en diciembre a un máximo de más de once años, pero la tasa está por debajo de las expectativas, lo que indica que aunque las empresas siguen recortando costes, lo hacen a un ritmo menor, según mostraron los datos el viernes.
De acuerdo con los datos publicados por la oficina de estadísticas de la UE, Eurostat, el desempleo de la eurozona fue del 10% en diciembre, por encima de la tasa revisada del 9,9% de noviembre. Aunque es la mayor tasa desde agosto de 1999, Eurostat había informado originalmente de que la tasa de noviembre era del 10%.

El dato fue mejor de lo esperado, dado que los economistas habían previsto que la tasa de desempleo crecería hasta el 10,1%.

La tasa de paro menor de la prevista apoya la visión de que la economía de la eurozona continúa expandiéndose tras salir en el tercer trimestre de 2009 de cinco trimestres de recesión.

El dato será bienvenido por el Banco Central Europeo, que ya está considerando una salida de sus políticas monetarias ultrarrelajadas y retirar ciertas medidas adicionales de apoyo.