Orange aumentó sus ingresos en España durante el pasado año en sus unidades de negocio móvil y fijo, con un crecimiento del 0,4%, hasta 3.382 millones de euros, y del 4,3%, hasta 736 millones, respectivamente, informó hoy la compañía.  La operadora cerró el ejercicio con más de 12,5 millones de clientes, de los que 11,3 millones tienen servicio de telefonía móvil y 1,1 millones de ADSL.  En este sentido, destacó que ello ha sido posible gracias a una estrategia comercial basada en el lanzamiento de productos y servicios que facilitan el ahorro a los clientes, una "rigurosa" política de control de costes y una "eficiente" organización. Concretamente, la unidad de negocio móvil alcanzó unos ingresos en 2008 de 3.382 millones de euros, lo que supone un 0,4% más que el año anterior (4,8% excluyendo impactos regulatorios, en especial la reducción de los costes de terminación de llamada). Los ingresos por servicios registraron un crecimiento interanual del 1,4%.