La filial ibérica de la multinacional de software Oracle, finalizó su último año fiscal en el mes de mayo, con un incremento de ventas del 30%, un total de 260 millones de euros, en el mejor año de su historia, según ha declarado su director general Miguel Milano en un encuentro informativo. Milano dijo que Oracle Ibérica es una de las mejores filiales del mundo de esta multinacional y que ha conseguido en poco más de dos años el objetivo que le marcó Oracle que era duplicar en cinco años el negocio de la empresa. La ventas casi duplicaron el objetivo de crecimiento que era del 17%, y la partida que más creció fue la de ingresos por licencias que subió un 42% hasta los 110 millones frente a la previsión del 20% y supone siete veces la media del sector.