El ministro argelino de Energía y Minería y actual presidente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Chakib Khelil, afirmó que si el dólar se revalorizase un 10%, el precio del barril de petróleo retrocedería alrededor de 40 dólares, a la vez que descartó un incremento de la producción del cártel. En declaraciones al diario argelino El Moudjahid, Khelil afirmó que "en términos fundamentales, las reservas son elevadas, la demanda se debilita y el suministro es suficiente. De este modo, normalmente, sin la incidencia de los problemas geopolíticos y de la debilidad del dólar, los precios del petróleo no estarían a este nivel".
Cuestionado sobre la hipótesis de que el barril de petróleo pudiera alcanzar la cota de los 200 dólares, el ministro argelino no descartó esa posibilidad y agregó que el incremento de precios ahora se encuentra vinculado a la debilidad o fortaleza del dólar. "Si se fortalece un 10% existe una buena posibilidad de que los precios caigan 40 dólares", afirmó. En este sentido, el presidente del cártel petrolero reiteró su opinión de que la realidad de los mercados no tiene nada que hacer respecto a la especulación ni a la persistencia de la actual crisis en EEUU que ha provocado el deterioro del billete verde. Asimismo, Khelil reiteró que la OPEP no convocará ninguna reunión al margen de las normalmente previstas, puesto que "los objetivos de la OPEP no son reducir o incrementar los precios del petróleo, sino responder a las necesidades del mercado". "Los precios son altos por causa de la recesión en EEUU y la crisis económica que afecta a numerosos países, una situación que provoca la devaluación del dólar y, por lo tanto, cuando el dólar baja un 1% el precio del barril de crudo sube 4 dólares y viceversa", señaló Khelil, quien añadió que si la situación de la economía de EEUU mejora, esto contribuirá a la estabilización, mientras que un aumento de la producción podría no suponer una bajada de precios.