El fabricante alemán de automóviles Opel, perteneciente al grupo General Motors, pretende que España aporte entre 400 y 500 millones de euros en avales para financiar su plan de reestructuración, que supondrá un coste total de 3.300 millones de euros y que contempla el recorte de 900 empleos en la planta zaragozana de Figueruelas. Opel pretende que el grueso de los apoyos financieros para su financiación recaiga en Alemania, a la que ha solicitado garantías crediticias por importe de 1.500 millones de euros, informa el diario 'Financial Times'.