La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sugirió hoy que los países deberían estar preparados para comenzar a retirar el apoyo fiscal a la economía en 2011, para hacer frente así al incremento del déficit y al elevado endeudamiento que existen actualmente en muchos países. En un texto con una serie de recomendaciones para que los gobiernos del G-20 hagan frente a su elevada deuda pública, destaca que el ritmo de retirada de las medidas dependerá de la recuperación y del estado de las finanzas públicas, de la aplicación de la política monetaria para contrarrestar los efectos de la reducción de la demanda y del tamaño del desequilibrio de las finanzas públicas.